11. ene., 2018

DEPENDENCIA EXTERNA Y RESTRICCIONES EXTERNAS: MIGRACION, REFORMA AGRARIA Y REFORMA INDUSTRIAL

Comentábamos que el modelo de dependencia externa caracterizado por el incremento mas rápido de los precios de las importaciones respecto a un crecimiento moderado de los precios de las exportaciones, generan términos de intercambio desfavorables e inducen a transferencia de riqueza de una economía dependiente hacia los Estados desarrollados por el efecto precio.

La producción tiene una relación directa respecto a las importaciones, esto es, si se incrementan las importaciones se incrementa la producción interna bruta (PIB) y las importaciones caen también el PIB va a decrecer. Los términos de intercambio desfavorables y esa relación entre PIB e importaciones provoca desequilibrios permanentes en la balanza de pagos generando excesos de demanda de dolares o de divisas que presionan hacia la devaluación de la moneda, y genera mas deuda externa. Por otro lado las fuentes que financian las importaciones estan restringidas. por ejemplo, los nuevos prestamos externos están condicionados, las exportaciones estan restringidas a las reglas del comercio internacional y una economía dependiente es tomadora de precios siendo los Estados desarrollados los que imponen el precio en ese injusto comercio internacional.

 
 
Las remesas familiares están restringidas a las políticas migratorias racistas y egoistas de los Estados desarrollados del Norte. Es evidente que este modelo de desarrollo hacia afuera solo favorece a los Estados desarrollados condenando al estancamiento a los Estados dependientes. Aun mas, los términos de intercambio desfavorables provocan fuertes distorsiones en los términos intersectoriales o relaciones de precios entre los sectores economicos  que inducen a la perdida de rentabilidad en el sector agropecuario respecto al sector comercio y servicios y dicho sector expulsa a su población hacia las áreas urbanas considerando la ley generalizada de Baumol. También el sector industrial ha perdido rentabilidad respecto al sector servicios. Ambas perdidas de rentabilidad sectorial fomentan el desempleo urbano, aumenta la delincuencia con aumentos en la inseguridad ciudadana, se estimula un fenómeno migratorio por lo menos de los Estados Centroamericanos hacia los Estados desarrollados del Norte, y estos Estados intensifican la cacería de emigrantes que han sido expulsados de sus respectivos paises dependientes.
 
 
Las soluciones a este problema migratorio se centran en la recuperación de la rentabilidad de los sectores agropecuario industrial respecto al sector comercio y servicios que es un importador por excelencia.
Es necesaria una reforma agraria integral con políticas de subsidio para la recuperación de la rentabilidad del sector agropecuario y una reforma integral en el sector industrial, ambos amparados en la modernización de la educación.

Respecto a una reforma agraria integral

El FIDA comenta “A partir del inicio de la década de los’80 la implementación en los países de la región del llamado modelo económico “neoliberal”, replantea totalmente las visiones sobre “lo rural”, sin priorizar su rol en los procesos de desarrollo económico a nivel nacional. Con excepción de las actividades comerciales agroexportadoras, consideradas como “el elemento rural” del modelo, la sociedad rural, la economía campesina y la pequeña comunidad han sido consideradas como proveedoras de mano de obra de la actividad económica urbana, con la consecuente migración permanente, o el trabajo de la mano de obra en las actividades estacionales de agroexportación, causando la paulatina desaparición de la pequeña agricultura campesina.”En esta crítica el FIDA sostiene que “Dentro de esta teoría, el desarrollo nacional, léase urbano, reduciría los niveles de pobreza y mejoraría los niveles de vida, creando una sociedad “moderna”. Sin embargo, la fragilidad de las economías latinoamericanas, la incidencia de fenómenos físicos y la imperfección de las democracias, han traído como consecuencia niveles de pobreza y pobreza extrema rural, que se han mantenido por más de una década independientes del crecimiento de las economías globales de los países.” Finalmente el FIDA sostiene que “El objetivo final de las políticas y actividades de reducción de la pobreza en la región, es contribuir a la creación de sistemas en los que los “pequeños agricultores y campesinos” adquieran la capacidad para establecer y fortalecer relaciones más beneficiosas con las fuerzas externas que conforman su existencia, sean estas públicas o privadas.”
 
 
 
La recuperación de la rentabilidad del sector agropecuario frenaría las expulsiones del área rural hacia las áreas urbanas, se requiere que el Estado compre las tierras a los terratenientes, y que el Estado dote de tierras a los diversos campesinos ademas de establecer un subsistema financiero que les permita el acceso al crédito ya ademas dotarles de asistencia técnica mediante la ayuda y asesoria de los Estados amigos.
 
 
Es necesario ademas generar una reforma industrial que permita la recuperacion de la rentabilidad del sector industrial.