13. oct., 2017

UNA SOLUCION AL PROBLEMA DE LA DEUDA EXTERNA: LA SOLUCION AL PROBLEMA DEL PRESIDENTE

 

Hola amigos del CIMES.

La maximización de la producción y del empleo es precisamente el principal problema que todo Presidente debe de resolver cada año, y en base a esas asignaciones optimas importables generar políticas externas que permitan el aumento de las fuentes que generan divisas hacia la compra de importaciones sectoriales y de combustibles que generan mejores niveles producción y mayor empleo.
Las restricciones externas limitan las asignaciones optimas importable. Y el exagerado endeudamiento externo limita el crecimiento económico con empleo. El Teorema de Pull Resuelve ese problema. Vea el enlace http://www.investigaciones-matematicas.com/…/modelos-de-eco…

Si las divisas fueran infinitas no habría ningún problema por resolver porque existirían dólares en grandes cantidades para los diversos emprendedores que generan producción y empleo en base a las importaciones. El problema surge cuando las fuentes generadoras de dólares están restringidas y los diversos emprendedores no disponen de las cantidades suficientes de divisas para la compra de importaciones para generar mayores cantidades de producción y de empleo. El deficit alarmante de la Balanza de Pagos en Cuenta Corriente (Estadísticas que reflejan las entradas y salidas de dólares que se dan en el Comercio Internacional cada año) Según estas estadísticas se genera un endeudamiento externo de 1,000 millones de dólares cada año en promedio y cada Presidente se endeuda cada cuatro años en 4,000 millones de dólares. en tres periodos presidenciales se ha formado una deuda externa de 11,000 millones de dólares y esta deuda mina el presupuesto de la Republica.

Diremos que existen excesos de demanda de dólares cuando la demanda por dólares es mayor que las fuentes generadores de dólares, es decir, el Estado gasta más dólares que los que disponen provocando interesantes desequilibrios en la balanza de pagos en cuenta corriente.
Dichas restricciones generan excesos de demanda de la divisa que inducen a la devaluación de la moneda. Algo parecido al mercado de un bien determinado, si la demanda de un bien es menor a su oferta (exceso de oferta), el precio del bien disminuye, y si la demanda de dicho bien es mayor a su oferta (exceso de demanda) entonces el precio de dicho bien aumenta de precio. Si el bien al que nos referimos es el dólar los excesos de demanda sencillamente va a generar aumento en el precio de la divisa provocando que la moneda nacional pierda parte de su valor.

Resulta una interesante contradicción en un Estado que depende en exceso a las importaciones, porque una devaluación de la moneda o un aumento de precio de la divisa no inducen a la reducción de las importaciones como la teoría tradicional del comercio internacional lo afirma como teorema. Es falso que en un Estado dependiente un encarecimiento de las importaciones vaya a reducir su demanda, porque tales importaciones son insumos productivos que no son sustituibles mas bien son fundamentales en la generación de producción y del empleo.

 

El principal problema por resolver de un Presidente es encontrar las combinaciones decisorias que generen la mayor cantidad de producción y empleo en el Estado, en el corto plazo, tal vez, un crecimiento mayor del cinco por ciento anual en el PIB y en valores reales. De esta manera se obtendría una mejoría en el bienestar social de la población.
Estos artículos que les presentamos anteriormente generan soluciones al problema de maximización de la tasa de crecimiento del PIB que depende de las importaciones sectoriales y del combustible. En donde existen restricciones externas de las fuentes de financiamiento de las importaciones entre ellas: las exportaciones, el valor agregado de la maquila, las remesas familiares, las donaciones, la inversión externa y los nuevos préstamos externos.

 

El hecho de que el precio de las importaciones crezca más rápidamente que los precios de las exportaciones en un comercio internacional generan distorsiones y desequilibrios en los precios internos de la producción sectorial y según la ley de Baumol el sector que sea menos rentable será el mas afectado y en este caso el mas afectado es el sector agropecuario y su perdida de rentabilidad genera un fenómeno migratorio del campo hacia la ciudad.

 

Por José salomón Perdomo Mejía

 

Rector del IICES (Instituto de Investigaciones Científicas y Educación Superior)

 

Rector del CIMES (Centro de Investigaciones Matemáticas Económicas y Sociales)